La Odontopediatría ha avanzado no sólo en la prevención y tratamiento de los problemas de la boca, sino también en el trato y el comportamiento de los niños, aplicando nuestro conocimiento de la psicología infantil y, por supuesto, mucha dedicación.

Podemos decir que hemos conseguido ganarnos la confianza de nuestros pacientes más jóvenes y que la gran mayoría de los niños vayan contentos al dentista.

Importancia de la Odontopediatría

El desarrollo de los maxilares y de la boca es un largo y delicado proceso que tiene lugar desde el comienzo del desarrollo del feto hasta el final de la adolescencia.

En este proceso tienen un papel primordial los dientes temporales. Los dientes temporales, o de leche, no solo intervienen en la masticación, lo cual ya es importante de por sí, sino que también intervienen en el proceso de formación y crecimiento de los huesos maxilares y son fundamentales para la creación y conservación del espacio de erupción de los dientes permanentes.

Por eso es importante prevenir y tratar los problemas de los dientes temporales, y fundamentalmente las caries.

El dentista infantil:

  • Da los consejos oportunos para la mejor higiene y prevención de los problemas dentales en la infancia
  • Trata los problemas que pueden poner en peligro el desarrollo dental, limpia las caries, aplica flúor y selladores de fisuras en los dientes recién erupcionados.
  • Procura mantener el espacio de los dientes temporales perdidos prematuramente para la correcta erupción de los definitivos.
  • Aplica las técnicas más adecuadas para mantener los dientes temporales todo el tiempo que les corresponde.
  • Trata los traumatismos dentarios, fracturas, avulsiones, luxaciones de los dientes definitivos, tan frecuentes en la infancia. Ver qué hacer en caso de un traumatismo dentario en un niño

En definitiva, el dentista infantil es el encargado de vigilar el desarrollo dental del niño y promover en él los hábitos más saludables y dar a sus padres los mejores consejos.