La Ortodoncia nos permite tratar la maloclusión y las malposiciones dentarias y los problemas estéticos y de salud que comportan. Hemos conseguido que los aparatos de Ortodoncia sean casi invisibles y que los tratamientos sean confortables y cada vez más breves, y por tanto más económicos.

La maloclusión es la alteración del desarrollo óseo que produce una falta de armonía en la relación de los dientes superiores con los inferiores cuando cerramos la boca.

Las malposiciones dentarias se dan cuando los dientes no tienen una colocación adecuada en la boca. Las causas son muy variadas. La principal suele ser la falta de armonía entre la longitud de la arcada y la anchura de los dientes, lo que se llama discrepancia óseo-dentaria.

Ortoconcia03

Pero también puede deberse a otras causas, como la ausencia de piezas dentarias o la falta de desarrollo de las mismas es decir, las agenesias, la enfermedad periodontal avanzada, etcétera.

La ortodoncia interviene:

– Dirigiendo el crecimiento óseo para mejorar la relación de los dos maxilares. Esto solo puede hacerse cuando el hueso no ha completado aún su desarrollo.

– Desplazando los dientes para colocarlos en una posición más favorable para una buena oclusión.

– Moviendo los dientes para mejorar la estética.

Hemos conseguido que los aparatos de Ortodoncia sean muy discretos y cómodos, y que los tratamientos sean confortables y cada vez más breves, y por tanto más económicos.

La Ortodoncia de adultos

Las malposiciones dentarias y la maloclusión afectan a la estética y a la salud de la boca.

Nos hemos habituado a ver a personas adultas llevando aparatos de ortodoncia más o menos visibles. Los aparatos de ortodoncia en adultos no solo no causan mala impresión, sino que dan la imagen de una persona que se cuida y se preocupa por su imagen.

En casos muy puntuales, los aparatos denominados “invisibles” pueden conseguir corregir malposiciones. Será el ortodoncista quien aconseje el tipo de aparatología más idónea.