Ante todo, hay que mantener la calma: la boca sangra mucho, y lesiones pequeñas se manifiestan de una manera aparatosa.

Si presencias un accidente y piensas que no estás preparado para mantener la calma, lo mejor es que te apartes discretamente porque no todos estamos preparados para afrontar las emergencias con la misma eficacia. Siempre podrás ser útil, buscando ayuda o proporcionando la ayuda que te pidan los responsables de la emergencia.

Verifica que no haya lesiones más graves que las dentales, que el niño tiene pleno nivel de conciencia y procura que mantenga la calma tranquilizándole, hablando en un tono bajo y, muy importante, procura siempre mantener una sonrisa en la boca: es el tranquilizante más eficaz que se ha inventado.

caida-nene01Si se ha fracturado o caído un diente temporal, no es necesario recuperar el diente o el fragmento caído. Procura que un Odontopediatra o un Dentista General vea al niño lo antes posible.

Muchas veces, la desaparición tras un traumatismo de un diente temporal se debe a que este diente se ha intruído, es decir, que ha entrado en el alveolo. En ese caso, no es necesario hacer nada. El Odontopediatra valorará más tarde si el diente temporal va a poder salir posteriormente con normalidad al sitio que le corresponde y, más adelante, si la intrusión ha podido dañar de alguna forma al germen del diente definitivo.

Si el niño, o adulto, ha sufrido la fractura de un diente definitivo, hay que buscar el fragmento fracturado. Si el fragmento fracturado corresponde únicamente a la corona del diente, el dentista podrá usarlo para reconstruir el diente. Las fracturas que afectan a la raíz son más difíciles de solucionar. Ante la duda, procura siempre acudir al dentista lo antes posible y conservando todo el tejido dentario que sea posible.
En niños es muy frecuente la pérdida o avulsión de un diente definitivo. En este caso, saber qué hacer es fundamental para que este diente no se malogre.

caida-nene02En primer lugar, recoger el diente y no lavarlo. En todo caso, no emplear ningún producto químico. Ni tan siquiera agua del grifo, que contiene Cloro. Tampoco frotar la raíz del diente, ni tan siquiera con los dedos. Ello es así porque para la supervivencia del diente es fundamental conservar las células que cubren la raíz, y que posteriormente unirán el diente al hueso alveolar.

caida-nene03Llevar el diente, sin dejar que se seque, sumergido en suero fisiológico si es posible, o si no, en leche o en la propia saliva lo antes posible a un dentista o, si ello no es posible, a un servicio de urgencias médico para la reimplantación inmediata del diente.

 

caida-nene04El dentista procederá a colocar el diente en su alveolo y lo ferulizará, es decir, lo fijará a los dientes de alrededor.