caries01La caries dental es la enfermedad más frecuente en el ser humano, más frecuente incluso que el catarro común.

La caries es una enfermedad infecciosa que afecta a los tejidos duros del diente, esmalte, dentina y cemento radicular, y cuando avanza más es capaz de destruir por completo el diente, invadir la pulpa dentaria y producir infecciones de los tejidos próximos, como el hueso maxilar y los tejidos blandos de la cara, dando lugar a los flemones.

Cuando la caries invade la pulpa, esta se inflama, dando lugar a la pulpitis aguda, el conocido dolor de muelas, un dolor tan intenso que se hace insoportable.

caries02

Aunque la caries es una enfermedad infecciosa, producida por bacterias, para que la caries progrese hace falta que converjan otros factores, como unos dientes débiles y poco mineralizados y un ambiente bucal con muchos azúcares.

caries03El clásico esquema de Keyes nos lo muestra muy bien:

  • Las bacterias de la caries, para actuar, necesitan estar un tiempo adheridas al diente. La Placa bacteriana, que se puede eliminar por el cepillado, «sujeta» a estas bacterias al diente.
  • Las bacterias metabolizan los azúcares refinados que están presentes en el medio bucal, y producen sustancias ácidas que corroen la superficie del esmalte posibilitando la invasión de otras bacterias.
  • La falta de Flúor en el agua de consumo durante el tiempo en que los dientes se están formando hace que estos se mineralicen pobremente, dando lugar a unos dientes más susceptibles de padecer caries. Así mismo, la herencia es un factor importante.

 

Pero seamos positivos: siguiendo este mismo esquema, podemos deducir qué debemos hacer para no tener caries.

  • Se puede eliminar la placa bacteriana con una correcta higiene y un cepillado eficaz. La higienista dental, además de eliminar el sarro cada seis meses, te enseñará a limpiarte los dientes correctamente, evitando el acúmulo de placa y sarro.
  • caries04Una alimentación con pocos azúcares refinados (dulces) es importante. Pero lo es más el control del tiempo que estos azúcares actúan. Los dentistas solemos advertir que un simple caramelo tomado en la cama deja un ambiente azucarado en la boca durante toda la noche, mientras que tomar una gran cantidad de pasteles y luego limpiarse la boca correctamente apenas tiene trascendencia. Es imposible prohibir a un niño que sea goloso, pero se puede racionalizar un poco su consumo de azúcares, enseñarle buenos hábitos y sustituir siempre que se pueda los dulces azucarados por golosinas sin azúcar.
  • Las autoridades sanitarias deben estudiar y aplicar las mejores medidas de aporte de Flúor a los niños, ya sea mediante la fluoración de las aguas, la administración de Flúor por vía oral o los enjuagues periódicos con colutorios fluorados.